¿Qué es primero: la reputación o la facturación? La teoría del huevo y la gallina aplicada a las start-ups

Cuando un bebé viene al mundo, nadie le da un manual que le indique cómo sobrevivir, cómo relacionarse o cómo tener éxito en el viaje de la vida. Del mismo modo, cuando una start-up irrumpe en el mercado nadie envía a sus fundadores unas pautas que les garanticen la permanencia de su proyecto en el tiempo. Así, puede parecer que las nuevas empresas deben observar, desarrollar su plan de negocio y esperar a triunfar para ser reconocidas. Solo entonces se ganarían un hueco en su sector.

¿Qué sucedería si en lugar de trabajar únicamente en pos de obtener el mayor número de ingresos, sus horas también se invirtieran, desde el inicio, en edificar su reputación? ¿Por qué pensar en una buena reputación como fruto de una facturación elevada y no como una causa del éxito?

Las nuevas tecnologías y la globalización permiten que cualquier actor, sin importar su tamaño, alce la voz, cuente su historia y explique por qué merece una oportunidad. Ya no es necesario abrir una tienda física, contratar diez proveedores o, en el caso del sector energético, fabricar 50 unidades de producto para poder entrar en el juego. Este último ejemplo se aplica a la perfección a la start-up Arrecife Energy Systems, empresa cuya tecnología aprovecha el potencial del mar y transforma la energía de las olas en electricidad.

En la actualidad, el sector energético se encuentra regido por un número concreto de compañías e instituciones, lo que dificulta la entrada de nuevos players. Otro hándicap es la tendencia inversora: prima el software por encima del hardware, ya que conlleva un menor riesgo y ofrece la posibilidad de, con menor capital, un beneficio mucho mayor. Además, hay que tener en cuenta la evolución de las inversiones en el sector energético. Según el informe de Bloomberg “Clean Energy Investment Trends 3Q 2017”, Europa ha perdido su posición como líder global en inversión en energías limpias. Es Asia la que toma la delantera y, además, su foco se encuentra primordialmente en energía solar y eólica.

¿No son todos estos motivos suficientes para que los emprendedores opten por desarrollar una idea en otro campo? En opinión de Arrecife Energy Systems, el mundo es de los valientes y aún más existiendo un clima favorable a la irrupción de ideas sostenibles, que permitan aprovechar los recursos naturales sin contaminar la Tierra y mejorando la calidad de vida de muchas personas.

La sociedad está deseosa de que las energías limpias produzcan la mayor parte, si no el total, de la electricidad que consumimos para un mejor cuidado del planeta. El Estudio de la Confianza que Edelman elaboró en 2016 señalaba cómo las compañías energéticas fósiles son, junto a las de servicios financieros, las que peor valoración obtienen por parte de los consumidores, y esto viene en parte dado por su deseo de que las renovables repunten.

correo-e1508922167602.jpg

Estas son las razones por las que la tecnología de Arrecife Energy Systems, un sistema que imita el movimiento de un arrecife de coral y saca el mayor partido a una fuente de energía inagotable como el océano, tiene la oportunidad de sobresalir en el mercado y la está aprovechando valiéndose de medios de comunicación tradicionales y canales digitales. Desde 2016, han participado en numerosos congresos y aprovechado cada ocasión para ir construyendo una imagen de marca, compartir los avances en el desarrollo de su prototipo y ser, en definitiva, una compañía real con su propia identidad. En plena fase de fundraising, su idea ya ha sido reconocida por compañías como Shell, EDP e instituciones como la Comisión Europea.

Estos hitos son un preámbulo para lograr la financiación que permitirá a Arrecife seguir adelante con su start-up y cambiar la manera de entender la energía undimotriz tal como la entendemos hoy, y son fruto de:

  • La comunicación constante del proyecto y de la evolución de Arrecife.
  • La generación de confianza tras demostrar la viabilidad de la idea.
  • La voz del equipo de la start-up que, al ser quien mejor conoce la empresa, es quien mejor la explica.
  • La construcción de una narrativa, unos mensajes que cuenten la razón de ser de Arrecife y hacia dónde se dirige.

No existe un único camino para lograr una buena reputación ni un negocio debe sostenerse solo sobre la imagen proyectada. Pero las start-ups deben ser conscientes de que cuentan con una herramienta esencial para darse a conocer más allá de la facturación: su voz. Labrarse una reputación explotando la infinidad de canales que existen es una oportunidad privilegiada. ¿Están dispuestas a desaprovecharla?


Elisa

Elisa López es periodista y consultora de Comunicación, y cuenta con experiencia en medios como Antena 3 o Newsy (EEUU) y en la consultoría LLORENTE & CUENCA. Actualmente, compagina su papel como Directora de Comunicación de la start-up Arrecife Energy Systems con una beca en el MPXA, concedida por la Fundación Amancio Ortega y la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre.

Dejar un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: