“Mientras que en España el empresario tenga mala reputación, difícilmente conseguiremos consolidar la buena reputación de nuestras empresas”

Cuando en Las Buenas Empresas hablamos sobre lo que hacemos, hay una preocupación recurrente que los directivos y gestores de las compañías suelen compartir: mientras que en España el empresario tenga mala reputación, difícilmente conseguiremos consolidar la buena reputación de nuestras empresas. Con este tono pesimista, o quizás de resignación, ponen de manifiesto el rechazo …